Ansiedad – Estrés

Ansiedad, Estrés, Preocupación Crónica, Pánico, Miedos, Obsesiones, Compulsiones, Experiencias Traumáticas

¿Cual es tu problemática?:

 

ANSIEDAD

Si tu mente habitualmente se enfoca hacia un futuro negativo y amenazante y te cuesta centrarte y vivir el presente, es posible que presentes o desarrolles un trastorno de ansiedad.

Dentro de los trastornos de ansiedad se engloban una serie de problemas que en caso de no tratarse a tiempo pueden generar sufrimiento y condicionar tu vida de manera negativa impidiéndote vivir la vida que deseas.
Si sientes que estás pasando por algunos de los problemas que detallamos a continuación, llámame y te ayudaré.

ESTRÉS

Nuestro organismo es eficiente ante situaciones de alta demanda en nuestro día a día ya que nos dota de una energía extra para hacerle frente. Pero cuando este nivel de demanda se mantiene por mucho tiempo, empieza a ser perjudicial porque comenzamos a sentir molestias físicas (dolor de cabeza, dolor abdominal, tensión muscular, cansancio físico, etc.), problemas emocionales (irritabilidad, tristeza, desgana, etc.) y problemas cognitivos: déficit de atención, falta de concentración y bloqueos).
Si en estos momentos te sientes estresado, incapaz de hacer frente a la situación y te cuesta tomar decisiones, puedo ayudarte a gestionar mejor tus emociones para sentirte así más confiado y capaz de atender las diferentes situaciones de tu día a día.
Si deseas saber más sobre el estrés lee este artículo pulsando aquí.

PREOCUPACIÓN CRÓNICA

La preocupación es un recurso mental que nos ayuda a examinar y analizar con atención un problema. Ésto nos permite encontrar a posteriori la solución más adecuada.

En cambio, cuando la preocupación es continua (rumiación), se refiere a acontecimientos con baja probabilidad de ocurrencia y nos sentimos atrapados por ella con sentimientos de tristeza, nerviosismo o culpabilidad sin encontrar solución, estamos ante una preocupación patológica.
La rumiación mental funciona como mecanismo de evitación en la toma de decisiones (se evita asumir riesgos o posibles consecuencias negativas) y se produce con más probabilidad en las personas que tienen dificultades para tolerar la incertidumbre o que son más perfeccionistas o inseguras.

Si sientes que te preocupas fácilmente,  que no avanzas ante una situación y percibes solo las consecuencias negativas como muy probables, déjame ayudarte. Analizaremos los pensamientos irracionales que focalizan tu atención en las consecuencias negativas. Aprenderás técnicas de relajación y resolución de problemas que te ayudarán rebajar tu ansiedad y sentirte más tranquilo y confiado.

OBSESIONES – COMPULSIONES

Las obsesiones pueden manifestarse en forma  pensamientos, dudas, preocupaciones y temores. El rasgo principal de una obsesión es la frecuencia con la que asaltan nuestra mente y la imposibilidad de apartarla produciendo así un gran malestar.  El contenido de las obsesiones puede ser diverso: orden, limpieza, accidentes, relaciones de pareja, etc. Generalmente a estos pensamientos obsesivos les suele acompañar conductas recurrentes y repetitivas (compulsiones). Las compulsiones actúan rebajando la ansiedad que nos produce el pensamiento obsesivo porque neutralizan las consecuencias negativas del contenido de la obsesión. Se entra así en un círculo vicioso de difícil salida.

El T.O.C se asocia a ciertas características de personalidad: rigidez mental, neuroticismo, alto nivel de exigencia y perfeccionismo.

Si crees que puedes presentar esta problemática, puedo ayudarte a través de distintas técnicas, a dismuir la frecuencia de las obsesiones y compulsiones rebajando de forma significativa la ansiedad.

La Terapia Cognitivo-Conductual es la terapia más eficaz para el tratamiento del T.O.C.

EXPERIENCIAS TRAUMÁTICAS

Cuando una persona vive o presencia una experiencia con fuerte impacto emocional desarrolla un estrés agudo. Acontecimientos negativos como una violación, maltrato físico o psíquico, una catástrofe natural o acto de terrorismo, etc. pueden causar consecuencias psicológicas de mayor o menor grado dependiendo de los mecanismos de afrontamiento de la persona. Si los síntomas del estrés agudo se prolongan un mes después del suceso, sus síntomas se intensifican y repercuten en la vida diaria de la persona que ha presentado el trauma, estaríamos hablando del Trastorno de Estrés Postraumático. Además de los síntomas característicos del estrés (ver artículo estrés) el TEPT presenta unos síntomas singulares que resumimos a continuación:

  • Reviviscencia del trauma: la persona revive el trauma a través de recuerdos, pesadillas o pensamientos asociados al acontecimiento traumático. La re-experimentación del trauma genera un malestar muy intenso.
  • Evitación- negación: después del suceso traumático la persona afecta evita cualquier situación o estímulo asociado al trauma. En casos potencialmente traumáticos  se produce la disociación: mecanismo de defensa que censura una parte o la totalidad de lo ocurrido para evitar un sufrimiento intenso.
  • Hipervigilancia: se manifiesta a través de sobresaltos repentinos e irritabilidad exagerada. Es frecuente que las víctimas presenten a menudo una percepción errónea y generalizada del peligro ante estímulos ambientales.
  • Presencia de culpabilidad y/o vergüenza: la víctima del suceso traumático puede sentirse culpable por la ocurrencia del suceso o por algún error que sienta haya cometido en esa situación. También es posible culpabilizar a los demás acerca de lo ocurrido.
  • Frialdad o indiferencia emocional: existe pasividad ante situaciones de contenido emotivo o poca afectividad ante personas significativas en el entorno familiar.

Si has pasado por una experiencia que te ha resultado traumática, te ayudaré a procesar el suceso traumático a través de EMDR (Desensibilización y Reprocesamiento a través de los Movimientos Oculares). Es el procedimiento que mejores resultados ofrece ante el Trastorno de Estrés Postraumático. Recomendado por la OMS.

PÁNICO – MIEDOS

El miedo es una emoción básica que permite a nuestro organismo escapar o huir de una situación amenazante. Para saber más leer artículo sobre el miedo.

Una fobia es un miedo intenso ante un estímulo o situación que no presenta peligro ni es amenazante. Las fobias pueden originarse debido a una experiencia negativa con el estímulo fóbico o también por la observación de las reacciones que otras personas han tenido ante él. Las fobias también se aprenden.

El pánico es una respuesta de miedo intenso. La amenaza se encuentra en la percepción que el sujeto tiene de muerte inminente. Las sensaciones fisiológicas del pánico son muy intensas: hiperventilación, taquicardia, mareo y sudoración entre otras. También se produce sensación de irrealidad y despersonalización. Cuando una persona presenta por primera vez una crisis de angustia o pánico, su vida puede verse afectada de forma importante. Suele desarrollar una fobia a sus propias sensaciones las cuales percibe como el comienzo de una nueva crisis. Igualmente puede desarrollar agorafobia (miedo a lugares abiertos en los que es difícil escapar o pedir ayuda).

Existe un amplio número de fobias: a espacios cerrados o abiertos, a animales, a las alturas, a volar,  relacionarte con otras personas, etc.

El tratamiento de elección es la exposición ante el estímulo o situación temida. Esta exposición se realiza de forma gradual y a través de técnicas cognitivas y de relajación.

Si presentas algún tipo de fobia o si has presentado alguna vez una crisis de pánico y ésta condiciona tu vida, llámame y te ayudaré a vencer tu miedo y a normalizar tu vida.

Síguenos o danos un me gusta:

Depresión

Depresión, Desmotivación, Baja Autoestima, Negatividad, Indecisión, Insomnio

¿Cual es tu problemática?:

 

DEPRESIÓN

La tristeza es una emoción básica del ser humano que aflora ante la pérdida de un ser querido, de objeto con un valor significativo para nosotros, ante un incumplimiento de una expectativa que nos habíamos fijado, ante una decepción, etc. La tristeza se experimenta a lo largo de nuestro ciclo vital de manera frecuente sin que esto suponga problema alguno.

Sin embargo, cuando la tristeza permanece (aproximadamente más de dos semanas), se une a otros síntomas e interfiere en nuestro funcionamiento diario, es probable que nos encontremos ante un trastorno depresivo. Si este es tu caso, llámame, te ayudaré a superarlo. La ayuda profesional es imprescindible en estos casos ya que en caso de no solicitarla, se agrava produciendo en la persona que la padece consecuencias tan graves como el suicidio.

Para más información acerca de la tristeza y la depresión puedes leer el siguiente artículo: La Depresión en Adolescentes, Entrevista de El Universal a Eugenia Vicente.

DESMOTIVACIÓN

Todos nos hemos sentido desmotivados en diferentes momentos de nuestra vida.
La desmotivación merma nuestra iniciativa incluso en actividades que nos gratifican, e influye en distintas áreas de nuestra vida: familiar, laboral y social. En ocasiones  produce crisis existenciales que nos hacen cuestionar el verdadero sentido de nuestra vida.
La desmotivación se caracteriza principalmente por la pérdida de energía e ilusión y  va unida en muchas ocasiones al sentimiento de culpabilidad. Perdemos el entusiasmo y atractivo por aquello que nos rodea y nos supone un gran esfuerzo iniciar o realizar cualquier actividad.

¿Por qué surge la desmotivación?

La desmotivación no hay que contextualizarla como algo negativo sino justo al contrario. Nos está indicando que es el momento oportuno de introducir cambios o novedad en nuestra vida.

¿Qué situaciones pueden ser las causantes de este estado interior?

Puede que los objetivos que tienes a diario estén por debajo de tus capacidades. O al contrario, las metas impuestas son a gran escala y estamos perdidos en el camino. También influye el tipo de relaciones con las que nos rodeemos diariamente. Si las relaciones que mantenemos nos aportan poco o nada, critican a menudo o se quejan sistemáticamente, la desmotivación aparece sin casi darnos cuenta. Es determinante el estilo de pensamiento: si crees que no puedes proponerte aquello que deseas, que no te lo mereces o ves el lado negativo de las cosas, la desmotivación aparecerá ante la falta de confianza y autoestima.

Si sientes que tu vida se está haciendo monótona y te sientes desilusionado, si tienes miedo o inseguridad de introducir cambios, llámame y te ayudaré a dar lo mejor de ti.

NEGATIVIDAD

La negatividad es un estado de malestar suscitado por la visión negativa que tiene la persona acerca del mundo, de sí mismo y del futuro.
Se expresa en forma de pesimismo, desesperanza, resignación, queja o crítica hacia los demás. Cuando algo no va bien en nuestro interior, nuestra actitud ante la vida es el reflejo.
El estado de negatividad se retroalimenta de pensamientos negativos y creencias desajustadas pero también de todas aquellas conductas que hacemos por inercia, por demanda excesiva o que hacemos sin encontrarle auténtico sentido.
Si este estado se mantiene por un tiempo prolongado, la depresión y la ansiedad se instaurarán siendo más complicado y prolongado su tratamiento.
Si tus interpretaciones generalmente son negativas, si sientes que la vida te trata mal, si la injusticia es una palabra a la que recurres demasiado, si crees que tienes mala suerte en tus relaciones o incluso si tu cuerpo enferma con frecuencia, llámame y juntos iniciaremos el cambio.

INDECISIÓN

¿Pasas mucho tiempo debatiendo si hacer una cosa u otra? ¿La indecisión te atrapa y tienes miedo a elegir, a equivocarte? ¿Haces otras cosas y dejas para después lo que sabes que es prioritario?
La indecisión por sí misma no es algo negativo, nos ayuda a no precipitarnos y a examinar detenidamente las opciones antes de decidirnos. Sin embargo, se convierte en un problema cuando se aloja en nosotros de manera frecuente y prolongada en el tiempo impidiendo así que no nos decidamos, lo que hace que también aumente nuestro malestar de manera significativa.
Las personas indecisas por lo general tienen un bajo estado de ánimo que les hace centrar la posible decisión en un cúmulo de errores y les cuesta creer o confiar en las ventajas de una nueva decisión. Suelen tener una baja tolerancia a la frustración y el error es categorizado como algo muy negativo de lo que hay que intentar alejarse. Las personas que suelen ser indecisas por lo general, no se dan cuenta de que las decisiones que tomaron tiempo atrás  están influyendo positivamente en su presente, y que los riesgos que creyeron asumir, o no ocurrieron o no fueron tan importantes como pensaban.

Muy a menudo queremos escoger la opción perfecta (sin desventajas) y eso no existe. No hay solución o decisión perfecta sino aquella que es más adecuada, es decir, la que más ventajas tiene.

Anímate a decidirte si sabes o crees que eres una persona indecisa y si quieres empezar a no serlo tanto. Utilizaremos distintas técnicas conductuales y de resolución de problemas que te ayudarán a ser una persona más decidida y confiada. ¿Empezamos?

INSOMNIO

El sueño es una necesidad y si no le damos prioridad o suponemos que no tiene tanta importancia el hecho de no dormir bien, estamos equivocados. Cada vez hay más personas que sufren insomnio (1 de cada 5) y cada vez más se suele retardar la búsqueda de ayuda profesional. No dormir bien se está convirtiendo prácticamente para muchas personas en “algo casi normal” en nuestros días debido a nuestro ritmo de vida actual. Pero justo al contrario. En un día a día tan demandante y cargado de obligaciones, ¿nos podemos permitir quitarle importancia al hecho de no dormir bien?
El insomnio frecuentemente es un síntoma de estados emocionales alterados. Dependiendo del tipo de insomnio, pueden estar influyendo distintos trastornos anímicos:

  • Insomnio de conciliación: Si tardamos al menos 1 hora o más en conciliar el sueño al irnos a la cama.
  • Insomnio de despertares múltiples o de mantenimiento: Conciliar el sueño no nos supone ningún problema pero nos despertamos a menudo por la noche y cuando lo hacemos invertimos bastante tiempo en dormirnos de nuevo.
  • Insomnio de despertar precoz: No existen problemas con la conciliación del sueño y no hay despertares múltiples por la noche, sin embargo, cuando nos despertamos por primera vez es a una hora muy temprana y ya no podemos volver a conciliar el sueño.

Distintas investigaciones confirman que tanto el insomnio de conciliación como el insomnio de despertar precoz están relacionados con problemas de ansiedad y el insomnio de mantenimiento con trastornos depresivos.
El tratamiento del insomnio persigue un único objetivo: conseguir un sueño de calidad, es decir, un sueño reparador. Estar descansados en el momento de ponernos en pie es más importante que el número de horas dedicadas al sueño. Para conseguirlo, en primer lugar debemos “apagar el sistema de alarma” que de manera habitual tenemos encendido a lo largo del día. Esto se consigue con distintas técnicas fisiológicas y cognitivas que ayudan a estimular el sistema parasimpático.
Si quieres ganar calidad en el sueño y sentirte con más energía en el momento de comenzar el día, llámame. Realizaremos un estudio de tu sueño a través de registros y con la puesta en práctica de distintas pautas lograrás vencer tu insomnio.

Síguenos o danos un me gusta:

Relaciones

Terapia de Pareja, Dependencia Emocional, Ruptura Sentimental, Celos Patológicos

¿Cual es tu problemática?:

 

TERAPIA DE PAREJA

Cuando una pareja decide acudir a terapia, por lo general ha estado manteniendo dificultades desde hace algún tiempo, a veces incluso años.  Esto ocasiona un desgaste importante en la relación manifestado por la presencia de niveles altos de tensión y de conflictos. La petición de ayuda a un profesional supone una decisión importante.  En la mayoría de los casos la aparición de un acontecimiento reciente impulsa a la pareja a tomar esta decisión.

Para aquellas parejas en conflicto y que no acaban de decidirse , aquí expongo cómo se procede en terapia de pareja. A veces el hecho de no saber en qué consiste puede ser  motivo suficiente para no iniciarla.

Procedimiento de la Terapia de Pareja

En primer lugar se realiza una entrevista con ambos miembros de la pareja. Si uno de ellos se resiste a hacer terapia, a pesar de haber sido animado, la terapia puede realizarse con uno de los miembros de la pareja, aunque en estos casos el proceso es más lento y costoso.
Si por el contrario, ambos están dispuestos a iniciar la terapia, se realiza una entrevista inicial conjunta para sondear los motivos por los que vienen a consulta. En esta entrevista se intentan detectar cuales son las principales fuentes de conflicto en la relación, además de conocer su historia evolutiva y las expectativas que tienen de la terapia.
Al finalizar esta primera sesión se entregan los cuestionarios más idóneos a lo observado con la finalidad de hacer más objetiva la problemática de la pareja.
Posteriormente a esta primera sesión, se realizarán dos entrevistas individuales con cada uno de los miembros de la pareja. La finalidad es poder expresar cualquier aspecto personal o de la relación no indicado en la sesión primera. Por supuesto, la información ofrecida será guardada de manera confidencial entre el paciente y el terapeuta.
Realizadas las tres sesiones (una conjunta y las dos individuales con cada miembro de la pareja) en la cuarta sesión se expone a criterio del profesional el problema principal que ha observado en la pareja además de comentar los resultados de la valoración. A partir de aquí se detallará el tratamiento y las pautas a seguir con la finalidad de lograr el buen funcionamiento en la relación.

¿Cuáles son los principales problemas en la relación de pareja?

Habitualmente las discusiones y conflicto en la pareja se relacionan con:

  1. Problemas de comunicación: A menudo la expresión de sentimientos negativos se realiza de manera poco respetuosa o agresiva. Solemos interpelar negativamente al otro, juzgarlo o leyendo erróneamente su pensamiento.
  2. Falta en habilidades para la resolución de problemas: la indecisión o la falta de acuerdo genera en la pareja desencuentro. En la mayoría de las ocasiones esta falta de resolución tiene que ver con el hecho de no ceder, mantener a toda costa nuestra postura o querer llevar la razón.

Si tu pareja y tú estáis atravesando un mal momento o si el malestar que presentáis en la relación se perpetúa en el tiempo, llámame y juntos solucionaremos aquellos problemas que os separan. Estaré encantada de poder ayudaros. La mayoría de los problemas en las relaciones de pareja tienen solución.

DEPENDENCIA EMOCIONAL

La dependencia emocional nace del vínculo afectivo con nuestras figuras de apego. Esta unión nos acompaña a lo largo de la vida aunque a medida que vamos madurando este nivel de dependencia disminuye. Es sano que esto ocurra para ganar más autonomía e independencia afectiva y para sentirnos más capaces y seguros de tomar nuestras propias decisiones sin depender de los demás. Es importantísimo sobre todo en los primeros años de vida, que nuestros padres nos proporcionen cuidado, afecto y seguridad para establecer un apego o vínculo seguro con ellos. Esto permitirá desarrollar a posteriori una adecuada autoestima y una visión segura del mundo y de las relaciones sociales.
Cuando el apego en la infancia ha sido tipo inseguro (separación de los padres, abandono por parte de una figura de apego, carencia o escasez de afecto o tiempo, etc.) o incluso cuando ha existido sobreprotección, es probable desarrollar en la edad adulta dependencia emocional en el entorno de pareja. Esta problemática se centra en la necesidad afectiva extrema y continua hacia la pareja debido a las carencias afectivas que existen en la persona dependiente. Además el dependiente emocional selecciona un perfil de persona egocéntrica, dominante y poco afectuosa al que idealiza. Así se sitúa él mismo en un estado de sumisión que acentúa aún más su baja autoestima. Esto unido al miedo que tienen a la separación y a la soledad hace que a pesar de que existan pruebas evidentes de que su relación amorosa es inestable y negativa, sea casi imposible ponerle fin.

Si percibes que la relación con tu pareja es negativa y sin darte cuenta, te has situado en un nivel inferior respecto a ella. Si es imposible para ti poner fin a esta relación porque tienes miedo a la soledad, estás ante una situación de dependencia con tu pareja. Contacta conmigo y deja que te ayude a recuperar tu autoestima e independencia afectiva, solo así te liberarás de las ataduras que conlleva sostener relaciones que lejos de ayudarnos a crecer, nos impiden avanzar y crecer a nivel personal. Adelante, comencemos!

RUPTURA SENTIMENTAL

La ruptura de pareja supone uno de los acontecimientos más estresantes y dolorosos en la vida de una persona. Y no es para menos, ya que en ella se proyectan todos los anhelos, colmándola de expectativas positivas. Así, convertimos a la relación en fuente de felicidad y garantía del futuro.
Tras el fin de una relación sentimental las emociones que se experimentan son intensas, cambiantes y contradictorias tanto para el que deja la relación, como para el dejado. En este último caso el proceso es más doloroso debido a que la autoestima se encuentra más dañada.
Por lo general, cuando una persona se enfrenta a una ruptura sentimental atraviesa un proceso de duelo que suele durar entre los 6 meses y los 2 años. La duración en este proceso depende de muchos factores pero igualmente es un proceso difícil y en el que suelen darse recaídas. Se compone de varias fases en la que se combinan distintos estados emocionales. Estas fases varían según los casos, pues se ve influenciado por las características personales de cada miembro de la pareja, el tipo de relación que se mantuvo, variables situacionales y personales, etc.
Asimilar la ruptura es un proceso que en la mayoría de las ocasiones cuesta, más aún si se ha producido por sorpresa. La negación actúa como mecanismo de defensa para amortiguar un sufrimiento que sin duda va ser significativo. A medida que el desconcierto disminuye, aparecen la rabia, la ira  y la venganza, principalmente hacia la persona que ha dejado la relación. También la culpabilidad es una emoción frecuente y suele dirigirse más bien hacia uno mismo: ¿qué he hecho mal? O ¿por qué no hice esto o aquello?
La tristeza aunque es una emoción desagradable, es necesaria, y gracias a ella comenzamos a tomar  conciencia de la situación,  procesando así la pérdida. La aceptación se produce cuando podemos hablar de lo ocurrido sin que nos desborde la emoción.
Finalmente la superación acontece cuando se logra rehacer la vida al margen de la otra persona.

Si estas atravesando una ruptura emocional, y sientes que no avanzas, si vives en el pasado y por más que intentas no logras  centrarte en el presente, da el paso y comencemos el camino hacia tu independencia afectiva.

CELOS PATOLÓGICOS

Los celos surgen principalmente en el ámbito de pareja cuando aquello que amamos nos puede ser arrebatado. Estas amenazas están motivadas por hipótesis irreales o sospechas sin fundamento y por mantener la creencia equívoca de que nuestra pareja nos pertenece.
Es natural experimentar celos cuando amamos a alguien, pero en una relación de pareja, la línea que separa los celos, de los celos patológicos u obsesivos es que estos últimos se presentan de manera intensa y recurrente. Este tipo de celos suele ser la consecuencia o el síntoma de otras problemáticas: pensamiento obsesivo, dependencia emocional, falta de autocontrol, inseguridad o baja autoestima.
La persona celotípica recurre a todo tipo de conductas controladoras en un intento de confirmar sus sospechas infundadas. Los celos en este caso están más basados en una relación de desconfianza que en una relación de amor.
En estas circunstancias, es difícil que una relación sobreviva por el gran sufrimiento y desgaste que ocasiona en la pareja. Si sientes que los celos son una constante en tu relación y te sientes controlados por ellos, llámame. La terapia cognitiva y conductual es el tratamiento de elección.

Síguenos o danos un me gusta:

Habilidades

Habilidades Sociales, Dificultades de Comunicación, Resolución de Problemas

¿Cual es tu problemática?:

 

HABILIDADES SOCIALES

El ser humano no está programado para vivir de manera aislada. Somos seres sociales y esto ha permitido nuestra supervivencia. Desde el comienzo de nuestra vida hemos necesitado de otros para que nos alimenten, nos cuiden, nos protejan, nos enseñen y un largo etcétera.
Las relaciones también nos ofrecen una gran posibilidad: desarrollarnos personalmente ofreciendo en cada trato con los demás lo mejor de nosotros mismos. Nuestro bienestar e incluso nuestra salud dependen del tipo de relaciones que mantengamos. Una relación de discordia no solo produce desajustes psicológicos sino que puede ser también la causa de enfermedades a nivel orgánico. Por el contrario, gozar de nuestras relaciones con los demás es fuente de bienestar de salud en su concepto más amplio. Para que esto sea así necesitamos poner en práctica múltiples habilidades tales como la empatía, la escucha, la comunicación verbal y no verbal, los silencios, etc. Una persona con habilidades sociales podrá disfrutar más y mejor en su relación con los demás.
Si percibes que en tus relaciones con los demás te cuesta mostrarte tal y como realmente eres, si te preocupa demasiado cómo te relacionas con los demás, si te cuesta dar tu opinión o decir no, si tiendes a aislarte por evitar el contacto con otros porque te incomoda, no dudes en llamarme. Las habilidades sociales se aprenden y se mejoran. A través de sencillos y prácticos ejercicios conseguirás aumentar tu confianza y sentirte más cómodo en tus relaciones con los demás.

DIFICULTADES EN LA COMUNICACIÓN

La comunicación es un medio que nos permite conectar con los demás. Aunque nos comunicamos a diario y de manera frecuente, sin embargo, pocas veces lo hacemos de manera correcta. No es fácil hacerlo, hablar no es igual que comunicar, oír no es igual que escuchar. La comunicación es una actividad compleja porque en ella intervienen multitud de factores, el contexto, el momento, el interlocutor y el emisor.
Para expresarnos adecuadamente tenemos que emplear mensajes claros que el emisor entienda perfectamente. Por otro lado, dependiendo del contenido del mensaje, la comunicación no verbal tiene que acompañar al mensaje expresado de manera verbal. En muchas ocasiones comunicamos un mensaje muy distinto al que transmitimos a través de nuestros gestos. De esta forma se generan dos tipos de mensajes que resultan “contradictorios”. Esto genera incomodidad y duda, algo que afecta sin duda a la comunicación.
¿Qué errores son los que con más frecuencia solemos cometer en el momento de comunicarnos?

  1. Utilizar mensajes demasiado largos que acaban con la paciencia del receptor.
  2. Emitir mensajes que no tienen finalidad en sí misma.
  3. Utilizar un tono de voz demasiado bajo o demasiado alto.
  4. No acompañar el mensaje verbal con expresiones corporales.
  5. Usar con frecuencia frases impersonales y no en primera persona.
  6. Utilizar descalificaciones o generalizar el comportamiento del otro.

Para mejorar nuestras habilidades en la comunicación tenemos que aprender a comunicarnos de forma asertiva. Esto es, comunicarse conectando con nuestras necesidades (y esto requiere tiempo porque no nos han enseñado a hacerlo), apropiándonos de nuestros sentimientos, respetando y empatizando con la persona que está escuchando nuestro mensaje.

RESOLUCIÓN DE PROBLEMAS

Los problemas forman parte de la vida. La aceptación, la actitud positiva ante el problema y la búsqueda de soluciones son la clave para una adecuada resolución de los problemas.
Esta técnica es muy útil para aquellas personas a las que tomar decisiones les supone un alto nivel de incertidumbre e indecisión. Resumidamente los pasos más importantes de los que se compone esta técnica son:

  • Analizar detalladamente el problema.
  • Buscar alternativas para solucionarlo.
  • Elegir la solución más ventajosa.
  • Pasar a la acción.
  • Examinar los resultados.

La ayuda psicológica y el apoyo que se ofrece desde la terapia cognitivo-conductual permite entrenar a la persona en este proceso. Permite adoptar actitudes positivas y proactivas ante aquellas situaciones que requieren solución.  Esto hará sin duda que cada vez nos sintamos más cómodos y confiados ante la solución de problemas y la toma de decisiones. El mero hecho de evitar o procrastinar aumenta el malestar y nos impide construir un futuro más apasionante. Si necesitas ayuda y guía ante una situación concreta y difícil resolver, llámame, te ayudaré a sentirte más confiado tomando la decisión más adecuada.

Síguenos o danos un me gusta:
Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial